Λ

Litchi

Los litchis pertenecen a la familia de las Sapindáceas, formada por más de 1.000 especies de árboles y arbustos distribuidos por regiones cálidas de todo el mundo. Este fruto posée una cierta semejanza con el madroño y un sabor dulce muy agradable. Comúnmente se denomina Litchi, Lychee, Leechee, Lichee y Lichi.

Propiedades del litchi

Propiedades nutritivas

Su contenido de agua es muy elevado. Es rico en hidratos de carbono, pero pobre en grasas y proteínas, por lo que su valor calórico no es muy alto. Respecto a otros nutrientes, destaca su contenido de vitamina C, aportando también en menor proporción otras vitaminas hidrosolubles del complejo B, entre ellas el ácido fólico. En lo que se refiere a su contenido mineral, aporta potasio y en menor cantidad magnesio. Contiene fibra en cantidades poco significativas. La vitamina C interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones. El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

Composición por 100 gramos de porción comestible 
Calorías 36,3
Hidratos de carbono (g)8,9
Fibra (g)0,4
Potasio (mg)99
Magnesio (mg)6
Vitamina C (mg)28
Ácido fólico (mcg)14
mcg = microgramos

Propiedades para la salud

Es una fruta dulce, fácil de comer; basta con partirla por la mitad y quitarle el hueso central. Por su apariencia, propiedades nutritivas y sabor, su consumo es adecuado para los niños, los jóvenes, los adultos, los deportistas, las mujeres embarazadas o madres lactantes y las personas mayores. Como inconveniente, su porcentaje de desperdicio es muy alto. Por su contenido de vitamina C, están especialmente recomendados para quienes tienen un mayor riesgo de sufrir carencias de dicha vitamina: personas que no toleran los cítricos, el pimiento u otros vegetales, que son fuente casi exclusiva de vitamina C en nuestra alimentación. Ciertas situaciones aumentan la necesidad de esta vitamina: periodos de crecimiento, embarazo y lactancia materna. Así mismo, el tabaco, el abuso del alcohol, el empleo de ciertos fármacos, el estrés y defensas disminuidas, la actividad física intensa, el cáncer y el Sida y en ciertas patologías gástricas.

La Vitamina C cumple además una acción antioxidante; inhibe la oxidación del llamado "mal colesterol" (LDL-c), impidiendo que éste se deposite en las paredes de los vasos sanguíneos. Además, por riqueza en potasio, bajo aporte de sodio y contenido de antioxidantes, resultan muy recomendables para aquellas personas que sufren de hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón y para reducir el riesgo de enfermedades.

Origen y variedades

Litchi

El árbol del que procede es originario de China, donde su cosecha viene realizándose desde el 2000 a.C. Desde allí se extendió su cultivo por India, Japón, Siria y también al ámbito mediterráneo. Se cultiva en países tropicales y en ciertas zonas subtropicales con lluvias estivales; principalmente en el norte de la India, Indochina, Tailandia, Formosa, el sur de Japón, el noroeste de Australia, África Oriental y Sudáfrica, Madagascar, Hawai, Brasil, Florida y otras regiones subtropicales del mundo. La variedad más comercializada es la Brewster o Chen Purple. Otras variedades de menor demanda son: Ambonia, Groff, Hak ip, Kwa luk, Mauritius (Kwai Mi), No Mai Tsze, Tai tsao y Bengal.

Cómo elegirlo y conservarlo

Litchi

Se lo puede hallar fresco de noviembre a febrero, así como desecado y enlatado en almíbar durante todo el año.

Es una fruta poco conocida en muchos países europeos, a los que llega importado. Así, en estos países es difícil encontrarlos en el mercado e incluso en algunos sólo se lo puede degustar en establecimientos y restaurantes orientales. En China, la forma más habitual de encontrar el litchi en los mercados es desecado. Al adquirir los litchis deben desecharse aquellos que se presenten arrugados, ya que esto es un signo de que la pulpa se está volviendo negra y ha perdido sabor.

Si se deja a temperatura ambiente, su piel se seca y se oscurece. Se pueden conservar en refrigeración durante unas dos semanas, si los introducimos en bolsas de plástico con papel absorbente en su interior. Pasado un largo periodo de tiempo fermentan y aumenta su acidez. De todas formas, la congelación es el mejor método para conservar esta fruta, ya que permite preservarla durante un año.

Trucos para cocinar con litchi

Litchi

Lo más habitual es consumir el litchi crudo, ya que es muy fácil de pelar y así se aprovechan al máximo sus propiedades. Se incorpora a las ensaladas de frutas, zumos, batidos, macedonias, pasteles y combina bien con el arroz, carnes y pescados. También se utiliza en helados, siropes y se lo puede encontrar en almíbar. En ocasiones, se deja secar y se consume como fruta desecada (la concentración de nutrientes se multiplica por tres, si bien se pierde entre un 20-50% de vitamina C).

Sorbete de litchis

  • TIEMPO: 45 minutos
  • PRECIO: 5-10 €
  • DIFICULTAD: Medio
  • RACIONES: 4
  • TEMPORADA: Invierno

INGREDIENTES

  • 1 kilogramo de litchis (frescos)
  • 250 gramos de azúcar
  • 1/2 litro de zumo de piña
  • 1 hoja de gelatina
  • 1/4 litro de zumo de lima o limón

CÓMO SE ELABORA

Pelar los litchis y cortarlos en dos. Separar el hueso. Poner la gelatina en agua tibia durante 10 minutos y escurrirla a continuación. Calentar parte del zumo de lima (o limón) y disolver el azúcar y la gelatina. Hacer un puré con los litchis y añadir el zumo de piña y el resto del zumo de lima o limón. Verter la mezcla en unas copas y poner a enfriar en la nevera. Adornar con una hoja de menta y unos pétalos de rosa.

Ver más recetas con Litchi en EROSKI CONSUMER >