Pomelo

Trucos de cocina

Las dos posibilidades básicas de tomar el pomelo son: entero (a gajos, cortado en rodajas o por la mitad), cubierto ligeramente de miel o azúcar para compensar su acidez y amargor; y en zumo. De esta última forma es muy consumido en algunos países, y constituye el ingrediente fundamental del desayuno. Se trata de una buena alternativa al zumo de naranja o limón, o bien se puede mezclar con cualquiera de ellos. Al exprimirlo se obtiene una considerable cantidad de jugo, de sabor dulce, amargo y ácido a la vez.

Además de consumido cómo fruta, ciertas variedades de pomelo se emplean para elaborar mermeladas, jaleas, almíbares y cócteles. Asimismo, resulta un ingrediente sorprendente en macedonias y ensaladas y se puede cocinar para acompañar platos de cerdo, pollo y marisco.

La piel de algunas variedades muy bien lavadas se puede consumir confitada, y a partir de ella se extrae un aceite esencial que se emplea en perfumería y licorería. También se comercializa el pomelo enlatado en gajos, muy utilizado para preparar ensaladas, macedonias y de guarnición de platos de carne y marisco.

Ensalada de cítricos

  • Tiempo: 40 minutos
  • Precio: 5-10€
  • Dificultad: Media
  • Raciones: 4
  • Temporada: Invierno
Ingredientes
  • Una escarola
  • 1 pomelo
  • 2 naranjas
  • 1 pepino
  • unas ramas de eneldo
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta negra

Cómo se elabora

Pelar las naranjas y el pomelo, separar los gajos y eliminar la piel procurando desperdiciar poco zumo. Colocar en una ensaladera las hojas de la escarola limpia y troceada y disponer encima los gajos de naranja y pomelo. Añadir el eneldo picado fino y el pepino lavado, pelado y cortado en rodajas.

Mezclar seis u ocho cucharadas de aceite de oliva con una o dos de zumo de limón, batir y verter el aliño sobre la ensalada. Sazonar con sal y pimienta. Guardar en la nevera hasta el momento de comer.

Ver más recetas con Pomelo en EROSKI CONSUMER >