Manzana

Trucos de cocina

Las distintas manzanas se suelen consumir crudas como fruta de mesa o como ingrediente de ensaladas. Se pueden emplear también en salsas y guisos aunque sus principales aplicaciones son en compotas, dulces, tartas, pasteles, gelatinas, mermeladas y zumos. Las manzanas crudas cortadas en rodajas o picadas aportan una textura fresca y crujiente a las ensaladas; la famosa ensalada Waldorf consiste en dados de apio, manzana y nueces troceadas aliñados con mayonesa. Al pelar la manzana se oscurece pronto y para evitar esto se frota con un limón partido por la mitad y se pela en el último momento.

Al cocinar esta fruta es importante seleccionar las variedades más adecuadas para cocer y elegir las más crujientes, jugosas y ácidas. Muchos platos que llevan este ingrediente principal tales como tartas, empanadas, empanadillas y buñuelos dependen de la consistencia de la manzana para mantener su forma. Si se añade mantequilla y azúcar a las variedades elegidas antes de iniciar la cocción, se evitará que se desintegren.

Las manzanas guisadas están exquisitas si se les añade clavo, canela o semillas de coriandro. El ron también armoniza con esta preparación. Para acompañar a platos de huevos, carnes y pescados se puede preparar una mayonesa de manzana; elaborada al mezclar mayonesa y puré de manzanas cocidas con poco azúcar. Algunos platos como el iraní khoresh combinan las manzanas con cebollas y canela. En Alemania occidental se espolvorean con migas de pan, se guisan, se fríen y se acompañan con jamón.

Al preparar manzanas asadas, lo mejor es hacer una incisión alrededor de la manzana en toda su circunferencia. Esta incisión no debe ser demasiado profunda y se hará con la punta de un cuchillo y en la parte superior de la manzana. De esta manera se evita que durante el asado reviente por efecto del calor interior y se rompa durante la cocción. Si se desea preparar una compota de manzana, para mejorar su sabor, se añade a la cocción un poco de agua y una ramita de canela o de vainilla y la peladura de medio limón.

Ensalada de col y manzana

  • Tiempo: 10-15 minutos
  • Precio: 10-20€
  • Dificultad: Muy fácil
  • Raciones: 4
  • Temporada: Primavera
Ingredientes
  • una col fresca (o media dependiendo del tamaño)
  • 2-3 manzanas ácidas (de tamaño mediano)
  • 3 yogures naturales
  • unas ramitas de cebollino
  • aceite de oliva
  • vinagre de manzana y sal

Cómo se elabora

Picar la col en tiras finas. Pelar la manzana y trocearla en cubitos medianos. Mezclar la col y la manzana y condimentarla con la vinagreta en una ensaladera. Distribuir la mezcla en pequeñas tazas y salsear con el yogur natural por encima. Decorar con unas ramitas de cebollino picado.

Ver más recetas con Manzana en EROSKI CONSUMER >