Mandarina

Trucos de cocina

Las mandarinas, por su sabor agridulce resultan muy refrescantes y apetitosas si se consumen al natural como fruta fresca o en forma de zumos. Los gajos se utilizan habitualmente en repostería como ingrediente decorativo de tartas y pasteles. También se usa esta fruta para confeccionar sorbetes, helados, mermeladas y licores.

En oriente se hacen exquisitas salsas que se sirven para acompañar carnes, aves y pescados o incluso se ponen en ensaladas al natural, combinadas con vegetales.

El extracto de mandarina es empleado en la fabricación de dulces y caramelos.

Sorbete de mandarina

  • Tiempo: 30-45 minutos
  • Precio: 5-10€
  • Dificultad: Muy fácil
  • Raciones: 4
  • Temporada: Invierno
Ingredientes
  • 16 mandarinas
  • 300 gr. de azúcar
  • un botellín de agua mineral con gas
  • una lima o medio limón
  • una clara de huevo

Cómo se elabora

Pelar las mandarinas y el limón o la lima. Poner el azúcar en una cazuela y añadir la mitad del agua con gas de la botella. Remover de vez en cuando para que el azúcar se funda por igual y se forme un almíbar. Apagar el fuego cuando rompa a hervir el azúcar y dejar que se enfríe. Triturar las mandarinas y la lima o el medio limón con una licuadora o con ayuda de una batidora. Verter el zumo resultante sobre el almíbar frío e introducir en una jarra en la nevera. Una vez frío, meter en el congelador. Cuando tenga textura de granizado, mezclar un poco del sorbete con la clara de huevo a punto de nieve. Revolver todo de nuevo con el sorbete para que quede cremoso. Añadir el resto de la botella de agua con gas e introducir en el congelador hasta que quede granizado. Servir en copas o vasos altos acompañando de unas pajitas decoradas.

Ver más recetas con Mandarina en EROSKI CONSUMER >