Grosella

Trucos de cocina

La grosella se puede consumir fresca al natural o en macedonia. Cubierta de leche y azúcar o mezclada con otras bayas (arándanos, frambuesas, moras y fresas) y crema de vainilla para mitigar su sabor ácido, es la mejor manera de tomarla cruda. Una de las preparaciones más apreciadas a base de grosellas rojas es la gelatina. Con ellas, rojas o negras, se elaboran jaleas, mermeladas y confituras para acompañar cruasanes y mantequilla. El atractivo de sus racimos hace que se utilice esta fruta como elemento decorativo en todo tipo de platos; en algunos países de Europa sirve de acompañamiento del cordero.

Magret de pato con salsa de grosellas

  • Tiempo: 15-20 minutos
  • Precio: 10-20€
  • Dificultad: Media
  • Raciones: 4
  • Temporada: Todo el año
Ingredientes
  • 600 g de magrets de pato (2 magrets)
  • 200 ml de vino de oporto
  • 200 ml de caldo de carne
  • 20 g de harina de maíz
  • 50 g de grosellas frescas (o 50 g de mermelada de grosellas)
  • Una pizca de sal

Cómo se elabora

En una sartén hacemos a la plancha el magret, cuadriculando antes con un cuchillo la parte de la grasa.

Quitamos la mayor parte de la grasa que se ha fundido del magret y en la misma sartén comenzamos a cocinar a fuego más suave la otra cara del magret.

Una vez cocinado el magret sacamos de la sartén y quitamos el exceso de grasa que haya quedado en ella. Fileteamos el magret y acompañamos de un desglase de la sartén donde hemos cocinado el magret. Ese desglase lo elaboramos añadiendo una copita de vino dulce a la sartén sin grasa, dejamos que se caliente, y añadimos la harina de maíz diluida en el caldo de carne.

Dejamos reducir, ponemos a punto de sal y colamos por un colador la salsa. A esa salsa añadimos unas grosellas o en su defecto unas cucharada de mermelada de grosellas. Presentamos salseado el magret con la salsa de grosellas y decorando con unas grosellitas o unos montoncitos de mermelada de grosellas.

Ver más recetas con Grosella en EROSKI CONSUMER >